Hace ya tiempo que ando amontonando recuerdos. La destreza de mis lóbulos temporales en ordenar nunca siguió los preceptos de la lógica; simplemente guardan, sin más. Ha sido hoy que a modo de jefe malcarado les he ordenado a mis recuerdos que «encuentren de una maldita vez una forma racional de ubicarse de tal manera que no tengamos que perder horas y horas en buscar archivos perdidos cada vez que son necesarios». Es por ello que he buscado un curioso liquido, a modo de formol, para sumergirlos y guardarlos protegidos de la inexorable oxidación de los tiempos: al vino le encomiendo esa tarea. Puede un vino emocionar? Rotundamente, No! Sólo tu puedes emocionarte. Nada es la luz de tu emoción,…

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.